BOMBA DE AGUA

En el motor una de las características más importantes que se tienen en cuenta es la buena refrigeración, ya que si esta falla se pueden producir no solo diferencias importantes en la combustión sino roturas permanentes en la estructura y sus componentes vitales.

Es por ello que el mejor sistema de refrigeración (o al menos, el más utilizado) es el de disminución de la temperatura utilizando agua como líquido refrigerante.

La bomba de agua, entonces es el componente vital de este sistema, efectuando la circulación necesaria de agua y manteniéndose así el nivel de temperatura favorable.

Está fabricada en aluminio o fundición, contando en su interior con un rotor con álabes rectos ligeramente curvos, que actúan como sistema de impulsión del líquido (una especie de turbina).

De esta manera, el líquido es enviado directamente hacia el bloque del motor con el giro de este rotor, que es accionado por el giro mismo del cigüeñal (lo que garantizaría prácticamente que con cada vuelta completa del cigüeñal, se esté efectuando al menos media vuelta del rotor).

Se genera entonces una fuerza centrífuga que hace circular el agua hacia el bloque, y luego esta retorna hacia el radiador o a la bomba de agua, de acuerdo a la apertura (o no) del termostato.

Este ciclo se repite constantemente, con la actuación fundamental del termostato, que permite o no el ciclo de circulación de agua de acuerdo a la temperatura que tenga el motor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *