Dos amigos, un Rastrojero y 2.200 kilómetros de ruta

Con un Rastrojero de 1965 restaurado, Eduardo y Fermín se lanzaron a la aventura de recorrer más de dos mil kilómetros y cruzar la Cordillera de los Andes.

Eduardo Ferroni y su amigo Fermín Girolamo se conocieron en Italia durante la década de los ´90 cuando Eduardo buscaba construir un futuro en el país Europeo y Fermín le abrió las puertas de su hogar. En ese momento no imaginaban que en 2019 recorrerían 2.200 kilómetros en un Rastrojero.

La aventura comenzó por 2015 cuando Eduardo encaró la tarea de recuperar el vehículo que su padre había comprado en 1965. Entre los pocos datos con los que el villamarianese contaba, tenía conocimiento de que su padre, Carlos Ferroni, lo había vendido en 1982.

Así fue contactando, primero a quien lo habría comprado, Euclides Tolosa. Junto a Eduardo encontraron a los compradores en Cañada de Gómez. Luego de negociaciones y de la promesa de cuidarlo por parte de Eduardo, finalmente en 2017, el Rastrojero regreso a las manos de un Ferroni.

Rastrojero

Ahora era tiempo de restaurarlo. “Urraca” Borghi fue el mecánico encargado de hacer aros y pistones nuevos. Con elementos comprados en Villa María Repuestos, el Rastrojero estaría listo para salir a la ruta.

 

La travesía

La única persona que estaría dispuesta a acompañar a Eduardo en la travesía no podía ser otro que Fermín. El Rastrojero los llevo y los trajo de regreso sin la presencia de ningún problema, y recorrió unos 2.200 kilómetros en cinco días. En ese breve lapso, los amigos frenaban y se tomaban fotografías en cada oportunidad que tuvieran.

El recorrido los llevo a Uspallata (Mendoza), de allí a Santiago de Chile, Viña del Mar y Valparaíso para regresar a Santiago. La siguiente parada fue San Martín de los Andes para dar paso al regreso.

 

Rastrojero

Se trata del nombre con el que se conoce a una seria de utilitarios fabricados en principio por Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME), luego por la Dirección Nacional de Fabricaciones e Investigaciones Aeronáuticas (DINFIA) y finalmente por Industrias Mecánicas del Estado (IME).

El objetivo del Rastrojero fue ser utilizados como utilitarios de carga, aunque años más tarde se desarrollaron versiones para transporte de pasajeros. Se utilizaron en gran medida para la movilización de la producción agrícola, en parte gracias a su eficiencia pero también por tratarse de un vehículo con un relativo bajo costo de mantenimiento.

Rastrojero

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *