Consejos para cuidar el medio ambiente y tener una Conducción Responsable

Independientemente de si tu auto es nuevo o viejo, grande o pequeño, hay algunas cosas que puedes hacer para ser un conductor más ecológico y cuidar el medio ambiente. Teniendo en cuenta algunos aspectos podrás pregonar que eres un conductor responsable con el medio ambiente y además, ahorrar dinero.

Si mantenemos el vehículo en buenas condiciones mejorará su eficiencia y reducirá las emisiones y el consumo de combustible. Para tener el coche en buen estado debemos comprobar  aspectos como:

Conducción inteligente: El modo en que conduces tiene mucho que ver con lo que consume tu vehículo, por lo que es recomendable no realizar arranques y paradas bruscos y sobre pasar los límites de velocidad. Unificar viajes para no tener que salir varias veces, realizar a pié los recados que estén cerca, recuerda que andar es bueno para la salud.

También puedes, si tu coche lo tiene, usar el limitador de velocidad. Usa el Aire Acondicionado sólo cuando sea realmente necesario, si estacionas en una sombra o usas parasoles, tu coche estará más fresco y tardará menos tiempo en enfriarse cuando lo conectes.

Conduce de forma inteligente, la conducción agresiva y la alta velocidad aumentan el consumo de combustible un 33% en carretera y un 5% en ciudad. Así que ya sabes, si tienes prisa sal antes y conduce tranquilo.

Aligera la carga: Saca del coche todo lo que no necesites, el maletero no es un trastero y en ocasiones hay cosas que guardamos ahí por si… Estos objetos aumentan el peso y por lo tanto el consumo de combustible.

Filtros de aire: Un filtro de aire obstruido con suciedad, polvo, bichos, etc. obstaculiza la circulación del aire y hace que el motor pierda potencia al recibir una mezcla de aire más pobre.

Las bujías: Las bujías sucias o desgastadas provocan fallos de encendido que desperdicia combustible y deja residuos que ensucian el combustible.

Usar tapones de radiador que permiten que el motor funcione a temperaturas más altas antes de hervir, lo que aumenta la eficiencia del sistema y reduce las emisiones.

Control de los neumáticos: La correcta presión de los neumáticos mejora el consumo de combustible hasta un 3,3%. Revísala cada mes, incluyendo la de repuesto.

Tapón de la gasolina: Un tapón del combustible en mal estado, suelto, agrietado o dañado permite que los vapores se escapen del tanque, lo que aumenta el consumo y las emisiones.

Además debes tener en cuenta cuando llenes el tanque, para cuando la manguera salta, ya que ese espacio extra que sueles rellenar, es necesario para que la gasolina amplíe su volumen al calentarse

También debes tener en cuenta el filtro del combustible y los inyectores para que tu coche no sea un derroche continuo de dinero.

También puedes preguntar a tu mecánico si el líquido de refrigeración es respetuoso con el medio ambiente, cómo reciclas el aceite de motor y otros residuos, etc.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *