Pasión por los Motores: la vocación de tres generaciones en un taller villamariense

Daniel, Fernando, Diego y –quizás- Genaro configuran una árbol genealógico de mecánicos que no renegaron de su pasado ni de su presente. Con más de 35 años, el “Taller Rubiolo” se mantiene a base de honestidad y fidelidad

No son muchos los casos en los que algo que se lleva en la sangre parece configurar una unión que trasciende generaciones. Un hobby, un deporte o un oficio pueden ser la materia intangible que plantea lazos tan fuertes que ni los años, ni los vaivenes económicos pueden romper.  

El emprendimiento familiar comenzó en 1983. Ese año, el padre de familia, Daniel, se independizó y junto a sus tres hijos comenzaron a trabajar en el taller.

Luego la vida los fue llevando por diferentes rumbos. Sergio por el lado de la vocación religiosa, Rubén por el camino de la docencia.

Sin embargo, Fernando (55) continuó desempeñándose codo a codo junto a su padre. Hoy quien elige caminar junto a su progenitor es Diego (26), uno de los dos hijos de quien ahora lidera el clásico taller de la calle Dean Funes 1750 y que conforma la tercera generación de “laburantes” de los motores.

El nuevo integrante de la familia es el pequeño Genaro, quien deberá decidir en algunos años si continúa con el legado de la familia o no.

En el taller se dedican, en particular, al motor y la transmisión. A pesar de que el foco del trabajo ha ido mutando; en los tiempos de Daniel trabajaban más con camiones, y ahora se ha llegado a puntualizar en autos y utilitarios, las labores son básicamente las mismas que realizaba Daniel hace años.

Entrevistamos a los dos integrantes del taller, el taller que más que un espacio de trabajo es una extensión del hogar de una familia con pasión por los motores.

-¿Qué ha sido lo mejor de llevar adelante el taller?

Fernando: Lo mejor de todo es la gente. Tenemos un montón de amigos desde que nos iniciamos. Quizás está en los genes de uno la fidelidad y prácticamente tanto con los clientes como con los proveedores no hemos variado.

-Con 35 años de vida del taller, ¿qué es lo esencial que se mantiene a través del tiempo?

Fernando: Lo que te puedo decir es que es “honestidad”. Es un rubro ingrato, en el que a veces las cosas fallan más allá de poner toda la voluntad para hacer las cosas bien. Eso será lo que ve la gente. Si hay algo que sale mal, uno se hace cargo. Creo que debe ser la honestidad entonces.

-¿Y en estos tiempos de crisis, es más difícil elegir la honestidad?

Fernando: En tiempos de crisis o en el tiempo que sea, eso es algo más personal. Prefiero perder plata y no perder decencia. Prefiero ser decente y estar tranquilo. Ahora estamos en tiempos malos y se nota que es mala la situación. Si uno es decente, después dormís tranquilo. Esa es la filosofía de vida de cada uno. Yo elijo eso.

-Sabemos que se han puesto la camiseta de Villa María Repuestos para el deporte. ¿Cómo fue la carrera deportiva del equipo?

Fernando: Con un grupo de amigos, casi todos ex jugadores de liga. Acá hay un campeonato comercial de AFUCO. Un día propusimos hacer un equipo de veteranos, cuando cumplíamos 35 años, yo ahora tengo 55. Buscamos un patrocinador, y Villa María Repuestos fue y tuvimos muchos años jugando. En AFUCO es uno de los equipos con más años de trayectoria. La frutillita del postre fue ganar campeonatos. Pero en realidad los amigos que haces, tanto compañeros de equipo como adversarios es lo lindo del futbol. Todas cosas buenas.

-¿Cómo fue que comenzaron a trabajar con Villa María Repuestos?

Fernando: Cuando vino Gustavo y Vanesa, le empezaron a poner pilas y vimos que apuntaban a otra cosa. Lo que necesitabas, lo proveían. Desde allí no tuvimos necesidades de buscar en otro lado porque siempre tuvimos lo que necesitábamos. Aparte entablamos una amistad. Con el correr de los años, en la parte comercial, nos hemos cumplido mutuamente. Ya es algo familiar. También puede ser una cuestión de fidelidad.

-¿Y la cuarta generación, también va a ser parte del taller?

Diego: No sabemos. El consejo que me dio mi viejo siempre fue que no me metiera en la mecánica y acá estoy. Es cuestión de gustos. Yo empecé desde chico, viniendo en los veranos al taller para hacernos unos manguitos y ya ibas aprendiendo algo. Y a medida que fui aprendiendo me fue gustando y quedé acá.

Ping-pong con Fernando

-¿Cuándo empezaste en la mecánica?

-A los 16 años. Comencé trabajando como empleado en Jacoby Suspensión.

-¿Cómo aprendiste el oficio?

-A fuerza de prueba y error.

-¿En qué consiste tu trabajo?

-Mecánica general.

-¿Cómo es tu jornada?

-Bastante normal. Desayuno, venimos y trabajamos. A media mañana matecito. Al mediodía, almuerzo. Venimos a la tarde a las 2  hasta las 19 horas.

-¿Qué es lo que más te gusta?

-Los desafíos. Hay cosas que son muy difíciles y uno es medio porfiado con tal de renegar.

-¿Y lo que menos te gusta?

-Hay cosas que son rutinarias, pero hay que hacerlas.

-¿Qué cambios has visto en este tiempo en los motores y autos?

-Estudié automotores en la escuela del trabajo y luego técnico electromecánico. Ahora hace unos cuantos años ando con el tester y la computadora. En los autos son más los problemas electrónicos que los mecánicos.

-Consejos para alargar la vida útil del auto.

-Cuidado con la mantención. Lo principal es cada tanto levantar el capó, mirarle el agua y el aceite. Agacharse y fijarse que no haya charquitos de algo.

-¿Qué auto familiar recomendás?

-Yo soy fan de Toyota. El Corolla es uno de los mejores autos que ha habido en el mercado. Hasta hace unos años Fiat no era de los más recomendables, pero hoy por hoy Fiat anda muy bien.

-¿Cuál te comprarías?

-Yo tengo un Toyota.

-¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

-Ahora que no juego al futbol, me pasé para el lado de la bicicleta. Hago Mountain Bike. Hace un par de años que hago quinta en mi casa.

-¿Cuál es tu “frase de mecánico”?

-Algo que pasa constantemente es que la gente viene al taller diciendo que el auto hace “un ruido”. Entran al taller, ponen el auto en marcha y no lo hace más al ruido. Entonces yo les digo siempre: “es psicológico el problema”.

SEGUINOS EN NUESTRAS REDES Y ENTERATE DE MÁS #PROFESIONALESDELOSMOTORES!!!
Facebook   Instagram   

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *