Profesionales de los Motores: Los hermanos Sancricca con un taller en el que la prioridad es el cliente

Con el legado de su padre, Oscar Alfredo, los hermanos Sancricca llevan adelante un taller con una impronta propia. Tito, Matías y Santiago supieron poner al cliente en primer lugar y ofrecer buen precio, atención y predisposición

Tito, Matías y Santiago Sancricca se enfrentan día a día con los problemas de los vehículos de sus clientes. En su taller ubicado en 31 de octubre al 48, Villa Nueva, se los ve felices. Gracias a sus padres, las instalaciones y herramientas del taller tienen un espacio propicio. Siempre cercanos a los motores, corredores, autos, motos, katings, es lo que absorbe su tiempo libre. Eso sí, la prioridad es la familia, luego el hobby.

VILLA MARÍA REPUESTOS entrevistó a Tito y Matías, los hermanos Sancricca, en su “hábitat”. En el taller ubicado en Villa Nueva se refirieron a su historia, la manera de encarar el trabajo y a los beneficios de trabajan juntos entre hermanos.

 

-¿Cómo es la historia del taller delos hermanos Sancricca?

Matías: En el 2011, cuanto me recibí, me vine acá como primer laburo para atender las chatas de mi papá. Él tiene todas el transporte del Correo Argentino. De a poquito fuimos agarrando laburo como un taller abierto al público. Después se sumó Tito, que venía de otro taller con mucha más experiencia. El taller es nuestro

Tito: Mi papá realiza el mantenimiento de sus vehículos. Ahora tenemos taller al público.

-¿Cómo fue tu capacitación?

Tito: Los dos nos recibimos en la Escuela del Trabajo. Yo trabajé siete años en otro taller. No es lo mismo salir de la escuela que la práctica.

Matías: La práctica es un 80%.

Los hermanos Sancricca

-¿Cuál es tu hobby?

Tito: Con él hemos tenido cuadriciclo juntos, autos de carrera, moto de carrera, karting. Todo lo relacionado al tema de los motores.

-¿De qué te sentís más orgulloso?

Tito: Calculó que haber abierto un taller, gracias a nuestra familia, y que hoy vivamos de eso es un logro.

Matías: Y más entre hermanos.

Tito: Somos tres, el más chico se come las “puteados”.

-¿Qué es lo mejor de tener tu propio negocio?

Matías: Lo mejor es que podemos acomodar nuestros tiempos. Y no depender de ser un empleado.

Los hermanos Sancricca

-¿Desde qué comenzaste que es lo que te caracteriza a través del tiempo?

Matías: La predisposición con los clientes, siempre buen trato como si los autos fuesen nuestros. Es una cuestión de mantenerlos como si fuesen nuestros. Y en los precios, no  matar a los clientes. Brindar formas de pago.

-¿Cuál fue el desafío más grande que has tenido?

Tito: Un auto de Matías. Que compro hace como cuatro años. Un Ford Mondeo. El auto habrá estado en el elevador un mes. Renegó en sacar el motor. Pero quedó bien.

Matías: Hoy en día ya es mucho más fácil con la experiencia que tiene él.

Tito: Hace del 2012 que estamos juntos. Calculo que estamos a la par en la experiencia. Si nos falta, nos falta a los dos.

-¿Cómo comenzaron a trabajar con Villa María Repuestos?

Primero comprábamos en otra casa de repuestos que cerró. Mi papá tenía cuenta en todas partes, pero no tenía ahí. Y un día llegamos y vimos que los precios eran bastante accesibles y mejores que otros.

Matías: Tenían muy buen precio igual que ahora.

-¿La familia los apoya?

-Todo esto es de mis viejos. Gracias a ellos tenemos todo esto y no pagamos alquiler. Antes usaba este lugar para guardar las chatas del correo. Cuanto abrimos el taller este lado del taller ya nos quedó chico y él tuvo que irse a otro galpón.

Los hermanos Sancricca

Los hermanos Sancricca

Ping-pong con Tito y Matías

 -¿Cuándo empezaste en la mecánica?

Tito: A los 18 años. De chango estábamos acá, pero a los 18 salí de la escuela y me dedique a la mecánica.

Matías: También a los 18.

-¿Cómo aprendiste el oficio?

Tito: Empleado en otro taller.

Matías: Aprendiendo de Tito, de mi papá y  un poco lo que te deja la escuela.

-¿En qué consiste tu trabajo?

Tito: Hacemos todo lo que es mecánica en general. Tren delantero, motor, todo. Menos alineado y balanceado.

Matías: Exactamente lo mismo.

-¿Cómo es tu jornada?

Tito: De 8 hasta las 12. Y después desde las 15.30 hasta las 20.30 estamos. Sino en otro horario se complica con los vecinos.

-¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Tito: Siempre estuve metido en los fierros. Lo que es autos, me gusta todo.

Matías: Lo que más nos gusta son los motores.

-¿Y lo que menos te gusta?

Tito: Engrasarse las manos.

Matías: Totalmente, los autos gasoleros.

-¿Qué cambios has visto en este tiempo en los autos?

Tito: Todo lo que es electrónica. Cuando empecé atendíamos mucho lo que era carburado; hoy en día nada.

Matías: Casi que no se ve eso. Es muy poco.

-¿Y en los motores?

Tito: Hoy si no tenés las herramientas necesarias no podés hacer nada. Mínimo, tener un escanner. Y tenés que capacitarte para todo, constantemente.

-Consejos para alargar la vida útil del auto.

Tito: Mantenimiento. Hacer los mantenimientos correspondientes.

Matías: Mantenimiento y cuidado.

-¿Qué auto familiar recomendás?

Tito: Yo un Ford. Somos hincha de Ford.

Matías: Yo un Volkswagen.

-¿Cuál te comprarías?

Tito: Hablando de Ford, un Mustang.

Matías: Un Volkswagen Cirocco, un 335, hay varios. Pero la plata hoy en día da par aun Gol.

-¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Tito: Tengo un nene y mi novia está embarazada. O estoy en casa jugando con el niño. Mi viejo se llama Oscar Alfredo, yo me llamo igual y mi nene también; en honor al corredor Gálvez.

Matías: La familia. Generalmente todos los días nos vemos. Sino karting, pero siempre con la familia.

-¿Tu mejor “copiloto”?

Tito: Matías, mi viejo y mi otro hermano. Los únicos con quien confiaría que se suban al lado.

Matías: Totalmente, mi papá.

Los hermanos Sancricca

Los hermanos Sancricca

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *