sobrecalaentamiento

Los profesionales de los motores te compartimos algunos consejos para prevenir el sobrecalentamiento y los daños costosos en tu auto.

CONTROLÁ PERIÓDICAMENTE EL AGUA Y EL LÍQUIDO REFRIGERANTE

La función de los líquidos como el agua y el líquido refrigerante es estabilizar la temperatura del motor. Podes controlar los niveles en tu casa, abriendo la tapa SIEMPRE en frío ya que funciona a presión, y si está caliente puede provocarte quemaduras graves, o bien podes pedir que lo miren en tu estación de servicio más cercana. Si el líquido no llega a la marca mínima, recargalo. Si observás que se vacía con frecuencia, revísalo en tu taller mecánico de confianza.

CHEQUEÁ QUE NO HAYA FUGAS

Es muy importante que no haya fugas en el circuito para que no se pierdan los fluidos. Si ves que debajo de tu auto suele quedar un charco, que caen gotitas o un chorro, hacelo revisar. Además, al abrir el capó, observá que en las mangueras no haya pérdidas, grietas o descamación.

PRESTA ATENCIÓN AL TABLERO

Principalmente en verano prestá atención al indicador de temperatura. Si tu auto tiene una aguja, apenas comience a subir hacia el máximo, frenate y dejá enfriar el motor. Si tiene luz y esta se enciende, no sigas conduciendo. Es muy importante que no esfuerces el motor si está levantando temperatura. Estacioná en un lugar seguro y llamá a la grúa o el mecánico.

MANTENETE AL DÍA CON LOS CAMBIOS DE ACEITE

El aceite es vital para tu motor, ya que lubrica un montón de piezas y ayuda a prevenir el sobrecalentamiento. Controlá los niveles regularmente en tu casa o en una estación de servicio. Además, realizá los cambios de aceite y filtros correspondientes al kilometraje de tu auto (podés encontrarlos en el manual o en el calendario de recambios que te dan en los lubricentros o talleres oficiales).

CONTÁ CON UN KIT DE EMERGENCIA

Si vas a salir a la ruta o sos de las que hacen largos tramos por autopista todos los días, lo mejor es prevenir. Además de los elementos reglamentarios, armate un kit de “primeros auxilios” para tu auto con agua destilada para el radiador, una linterna, cables de arranque y un cargador portátil para tu celular (sí, no querés quedarte sin batería al momento de llamar a la grúa).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *